Vertedero de Alcalá de Henares

Muchos habréis oído últimamente noticias relacionadas con el vertedero de Alcalá y su traslado a otro lugar. El siguiente artículo pretende hacer una recopilación sobre la información más relevante en torno a este tema e incluir la visión de Verónica García, jefa de departamento de Biología y Geología, encargada del proyecto de sostenibilidad que se lleva a cabo en el ies Complutense.

 

¿QUÉ SABEMOS SOBRE EL VERTEDERO DE ALCALÁ?

 

El 28 de diciembre de 2019 el vertedero de Alcalá cerró sus puertas a la entrada de basuras. Esta noticia no ha estado exenta de polémica pues había que buscar otra ubicación para trasladar los residuos de la Mancomunidad del Este. Dicha mancomunidad agrupa a 31 municipios que representan a más de 700.000 habitantes de la Comunidad de Madrid, por tanto, la solución no es nada fácil.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El alcalde de Alcalá, Don Javier Rodríguez Palacios, pidió al ayuntamiento de Madrid utilizar de manera temporal el vertedero de Valdemingómez hasta la finalización de las obras de la nueva planta de tratamiento de Loeches cuya finalización está prevista para el 2021. El alcalde de Madrid, don José Luis Martínez-Almeida, entendió que se trataba de una situación excepcional y accedió al uso de la planta de Vallecas. Entre otros argumentos se alegó que transportar la basura no supondría ningún coste económico y aquellos residuos calificados como “peligrosos” o aquellos que no están autorizados para su tratamiento quedarían excluidos. Además, este uso temporal tendría un plazo limitado a 12 meses con una posible prórroga máxima de 6 meses en los que se admitiría una cantidad máxima de 220.000 toneladas de residuos.

 

A pesar de que las condiciones estaban claras y de que el alcalde de Madrid había dado su visto bueno, el ayuntamiento de Alcalá ha tenido que hacer frente a la oposición de la vicealcaldesa doña Begoña 

Villacís, que acusó a la Mancomunidad y al alcalde de Alcalá de falta previsión ante un problema que viene de muy atrás en el tiempo.

 

Esta situación se ha complicado aún más ya que miembros de plataformas vecinales afectadas por el vertedero han presentado una denuncia en la Comandancia de la Guardia Civil de Mejorada del Campo contra los responsables e instituciones públicas por la gestión de los residuos. Dicha denuncia ha sido documentada y avalada por un científico del CSIC y elaborada por miembros de las plataformas vecinales “No Macrovertedero”, “Sí Residuos 0”, Villalbilla y Alcalá de Henares. Se quejan de haber estado más de tres décadas recibiendo residuos sin tratar de 31 municipios.

 

Los argumentos que aparecen en la denuncia son los siguientes: falta de licencia de obra, y actividad en el quinto vaso, no haber tenido en cuenta las emisiones del vertedero y los informes de inspección a las instalaciones (desde 2015 hasta 2019). Estos informes han determinado desviaciones en la atmósfera, suelo y aguas subterráneas, incumpliendo la autorización ambiental integrada. Como resultado de todo esto, el informe emitido es desfavorable.

 

Además, la plataforma vecinal afirma mediante un estudio topográfico que la cota de altitud ha sido sobrepasada “así como que las pendientes del vaso no cumplen con los estándares internacionales”.

 La existencia aún de vertederos cerca de poblaciones es un tema preocupante por las consecuencias que conlleva en la salud de las y los ciudadanos, pero también por el gran impacto medioambiental que provoca en el ecosistema de la zona en la que se encuentra situado. Esperamos que este conflicto se solucione rápido y se pueda proceder al cierre definitivo del vertedero.

vertedero1.png
vertedero2.png