Entrevista a Verónica

La revista Compluteca entrevista a doña Verónica García, jefa de Departamento de Biología y Geología del Complutense, acerca del vertedero de Alcalá y la gestión de residuos en general.

¿Cuál es el problema con la basura y nuestro vertedero?

Cada persona produce cerca de media tonelada de basura al año. ¡Casi 500 kg! De esta cantidad, más de la mitad es materia orgánica (restos de seres vivos, como la comida, bien cruda o cocinada), que es compostable. Una considerable parte de toda nuestra basura es reciclable, pero para ello debemos separarla correctamente. Al no hacerlo, toda esa basura se ha acumulado, ha ido llenando nuestro vertedero y además de ocupar espacio (justo frente a un entorno como es el parque de Los Cerros), produce malos olores y genera grandes cantidades de metano (73kg/tonelada de basura), que es un gas (CH4) que causa 24 veces más efecto invernadero que el dióxido de carbono (CO2).

 

El efecto invernadero es necesario. Los gases de efecto invernadero retienen parte del calor que proviene del Sol y sin ellos, la temperatura media de la Tierra pasaría de los actuales 15 ºC a - 18 ºC (o sea, la de un congelador).

Entonces, ¿cuál es el problema?

El exceso. Una excesiva cantidad de esos gases (como el CO2 o el metano) conlleva un aumento de la temperatura del planeta, que es lo que se conoce como "calentamiento global". No hay duda alguna y menos si te basas en numerosísimos datos científicos, de que la especie humana contribuye desproporcionadamente a este aumento, cuya consecuencia es la actual crisis climática.

 

Producimos gases de efecto invernadero tanto directa como indirectamente: con nuestros coches, al consumir energía obtenida en parte a mediante combustibles fósiles y también al consumir y producir basura en exceso y sin reciclar. Ojo porque, en este sentido, lo más importante no es reciclar sino reducir. Reducir tanto el consumo como la producción de residuos. El consumo genera a su vez "residuos ocultos" (producidos en el proceso de producción) y conlleva consumo de energía, de agua (en todo proceso industrial) y de recursos naturales que son limitados y por otra parte, a más consumo más residuo. Por ejemplo, si pensamos en los plásticos, tardan más de 500 años en ser degradados, generando en el proceso de degradación, millones de microplásticos que ya comemos y bebemos, con prejuicios para la salud planetaria y humana. Sin embargo, sólo reciclamos un 10 % del plástico que producimos, en parte porque mucha gente no los separa y también debido a que gran cantidad de ese plástico ni siquiera es reciclable por su pequeño tamaño o bien por su composición.

¿Cuál sería la solución?

Reducir. Después reutilizar y reciclar. Contribuir a una economía circular en la que se reduzca el consumo y gran parte de la basura que inevitablemente se genera, pase de ser residuo a ser un nuevo recurso gracias al reciclaje.

 

Finalmente, el problema sería que tengamos el llamado "síndrome de la rana hervida". Según éste, muchas personas no son conscientes de los cambios que sufre gradualmente el planeta del mismo que muchas ranas no huyen del agua si éste es calentado de forma muy, muy lenta, ya que tratan de adaptarse hasta que es demasiado tarde y llegan a morir hervidas.

 

En este instituto y mediante nuestro proyecto de sostenibilidad, trabajamos para procurar que eso no ocurra. Que cada uno de los miembros de esta comunidad educativa sea consciente, tenga al menos una mínima conciencia medioambiental y ponga su granito de arena en ser parte de la solución y no del problema. Gracias Verónica por explicarnos un poco más acerca de este tema y hacernos la entender la importancia del reciclaje y lo crucial que resulta cuidar el medio ambiente.

IMG-20210110-WA0014.jpg
large_Cig_e_as-vertedero-en-Madrid-B-_-J